martes, 29 de enero de 2013

RELATO APARTE: Lo que no te mata, te hace fuerte.

- Intenté decírtelo, pero no pude soportar la idea de luchar contra esto sin ti.

Sus profundos ojos miel me miraban, distantes y enrojecidos. Odiaba la idea de que me dejase por esto, ya que él era mi mundo.
- ¿Cuándo te detectaron leucemia, cuándo?
- La semana pasada. -Mentí mirando mis manos, que en esos momentos temblaban.
Un fuerte sonido resonó en mis tímpanos. Drew había golpeado la mesa con tal fuerza que había echo caer dos vasos al suelo de madera. Tragué saliva al poder ver con mis propios ojos que la fina línea trazada entre mis pesadillas y la realidad fue rota. Dejé caer el peso de mi cuerpo en la pared de azulejos de la cocina, que años atrás era una ruina, pero Drew y yo con esfuerzos conseguimos llevar esta casa hacia arriba. Mis ojos se cerraron con fuerza cuando Drew me acorraló entre su anatomía y la pared.
- ¿Cómo de grave es? -exigió saber, con la voz ronca, pero imponente.
- Está muy avanzado. -contesté en un hilo de voz.
- Hasta aquí he llegado, no pienso escuchar más.
Y tras decir aquello, se fue a nuestra habitación haciendo un gran ruido al dar un portazo para cerrar. No resistí y comencé a llorar, lágrimas de dolor emocional. Golpeé los azulejos fuertemente y me dirigí con furia hacia el baño. Me deshice de la ropa que cubría mi ahora, casi esquelético cuerpo y la lancé a alguna parte del baño con rabia e impotencia. Abrí el grifo y regulé la temperatura del agua.
No me gustaba aquello de mentirle, le amo. Pero es lo mejor para él, se merece algo mejor que cuidar a su esposa. Mi leucemia era grave, mañana me ingresaban al hospital y llevaba ya tres meses dándome quimioterapia.
Me lavé el cabello, dejando una gran cantidad de él en mis manos. Miré con asco mis manos, llenas de mi propio esfuerzo por luchar contra la leucemia.Tras haberme calmado en la ducha, me puse un albornoz blanco que colgaba de la puerta. Pero antes de atarlo, me miré al espejo, daba asco. Se marcaban mis costillas, los brazos eran dos palitos y las piernas igual. Me sentí asqueada y cerré el albornoz. Emprendí camino hacia mi habitación con la idea de irme y afrontar esta lucha sola. Pero cuando abrí la puerta, casi me derrumbo al ver al hombre al que amo haciéndome una maleta. Me lo esperaba, pero presenciarlo fue debastador.
- ¿Qué crees que haces, Drew? -le grité apartándole por el hombro.
- Nos vamos de este mugriento piso, te pienso llevar al hospital y no saldré de ahí hasta que te metan en una maldita habitación, ¿está claro? Y cuando te recuperes nos iremos a otro lugar a vivir, un lugar mucho más cómodo en el que vas a poder celebrar nuestra victoria contra la leucemia, porque esta batalla la libraremos juntos.
Sus brazos me rodearon y me abrazó tiernamente, y ese abrazo fue mil veces mejor medicina que la quimioterapia.
- Te amo, cariño. Y sé que saldremos de esta.
Besé sus labios con dulzura.
- Lo que no mata, te hace fuerte, ¿no? -susurré con una sonrisa.

· · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · 
¡Hola! Siento llevar taaaaaaaaantos meses sin escribir, aquí tenéis un pequeño detalle, espero que os guste. He preparado una "maratón" por así llamarlo, de diez capítulos. Todo esto va a dar un pequeño giro, ¿preparadas para la curva? 
Y tardaré dos semanas así en subir la maratón, ya que me voy a presentar al concurso de literatura de mi instituto y estoy preparado mi relato sobre el bullying.
Muchas gracias por seguir aquí, leyendo esta tontería de novela que escribo cada mil años.

3 comentarios:

  1. Es sensilamente presioso. Escribes genial, aunque eso ya lo sabes porque no te lo paro de repetir. Que, por favor, sube ya esos supuestos capítulos de maratón, que ya han pasado cuatro semanas y no lo has hecho, mentirosilla. QUE YO QUIERO LEER, JOOOO. Bueno, que también me alegro mucho de ser tu amiga, porque de mayor voy a tener a una escritora súper famosa y fantástica de amiga. Claro que yo también lo seré. JAJAJAJA. Y seremos ricas. Y a lo mejor nos volvemos a casar, aunque claro, tú estarás con Harry, luchando contra sus "fea" y que no reconozcan tus hijos a la adoptada saharawi. TeeSkiieRoOoh GooRdiih ¡¡¡*

    ResponderEliminar
  2. vaaa sigue la novela

    ResponderEliminar